Compartir:

New Holland Agriculture ha anunciado un nuevo tractor diseñado para funcionar con combustible creado in situ a partir de estiércol de vaca.

El T7 Methane Power LNG ofrece la misma potencia y par que un tractor diésel, pero forma parte de un sistema que puede reducir considerablemente las emisiones.

Cómo funciona.
El sistema funciona más o menos así:

Los granjeros recogen la mayor cantidad posible de caca de vaca en forma de purín y, en lugar de utilizarla directamente como fertilizante, la bombean a grandes depósitos o lagunas cubiertas.
Los organismos anaerobios se alimentan de este batido grumoso y producen un biogás que contiene principalmente metano.

Este gas se recoge y se purifica para obtener biometano, que puede utilizarse en cualquier lugar de la granja donde normalmente se utilizaría gas natural.

También puede comprimirse y licuarse en GNL, o gas natural licuado, que debe conservarse en tanques criogénicos a -162 °C.

Puede venderse como producto o utilizarse directamente para hacer funcionar motores especialmente adaptados.
El resto sólido de los residuos se utiliza como fertilizante.

El T7 Methane Power LNG es actualmente un tractor conceptual, pero según New Holland, es el primer tractor del mundo diseñado para funcionar con GNL, lo que permite a los agricultores crear su propio combustible.

Según un estudio de 2018 en Applied Energy, producir y vender biometano solo empieza a tener sentido económicamente si se explotan más de unas 3.600 cabezas de ganado, debido al costoso equipo necesario para la purificación y licuefacción del biogás. Al parecer, Bennamann tiene una solución: un equipo móvil que puede desplazarse de una granja a otra, convirtiendo periódicamente el biogás capturado en GNL. La empresa también vende los sistemas de tanques criogénicos necesarios para mantener el GNL a temperatura.

¿Cuánto GNL se puede esperar de un determinado número de cabezas de ganado, y en qué momento empieza a ser rentable un sistema como éste? Depende mucho de la raza, de la alimentación, del tiempo que pasen en los pastos y no en los establos, donde es fácil recoger las cacas. Así que la cuestión de si este tipo de sistema tiene sentido depende en gran medida de cada explotación, aunque Bennamann afirma que su enfoque está diseñado para ser rentable para «explotaciones ganaderas de cualquier tamaño«.

El metano es un gas de efecto invernadero mucho más potente que el dióxido de carbono a corto plazo. Capturar todas esas emisiones de metano de las cacas de vaca, convertirlas en GNL y hacerlas pasar por el motor de un tractor no es un proceso totalmente limpio; los gases de escape del tractor siguen conteniendo dióxido de carbono. Pero al capturar eficazmente una gran cantidad de emisiones de metano y transformarlas en emisiones de dióxido de carbono, además de evitar la quema de combustible fósil que de otro modo haría funcionar los tractores, los resultados medioambientales son significativamente mejores. «La reducción de CO2 en una explotación de 120 vacas equivale potencialmente a la de unos 100 hogares occidentales«, según New Holland.

Fuente: cnhindustrial.com

Compartir:
Compartir:

Un joven ingeniero costarricense ha hecho posible que cientos de productores agropecuarios de América y África puedan producir su propia energía a través de biodigestores personalizados que convierten los residuos orgánicos del ganado en biogás.

Los alrededor de 200 equipos instalados por el momento han supuesto un ahorro en la factura energética de los propietarios gracias a la reutilización del estiércol, además de haber controlado el nivel de contaminación de las explotaciones.

De hecho, se calcula que los equipos instalados han evitado la emisión de 9.000 toneladas de CO2 por la reducción del metano que genera la propia granja, y por el consumo de combustibles fósiles para la producción de energía, que ha sido sustituido por la que proveen los biodigestores ideados por Joaquín Víquez.

Sus raíces familiares, ligadas al campo, sus estudios como ingeniero agrónomo y su experiencia posterior en explotaciones agropecuarias, le llevaron a crear en 2009 la empresa Viogaz y a dar forma a la idea que le rondaba la cabeza tras ver cómo las granjas seguían tratando los excrementos del ganado de forma contaminante e ineficiente, un lujo difícil de asumir para pequeños productores que, precisamente, necesitan afinar al máximo en productividad para subsistir.

Así fue como nació su biodigestor, que ha sido reconocido por el MIT Technology Review porque, que un productor incorpore esta tecnología, se traduce en “un mejor aprovechamiento de los residuos agrícolas, mejorando la productividad de áreas rurales en vías de desarrollo”, considera Mark Hoffmann, miembro del jurado de Innovadores menores de 35 años Centroamérica 2016, en el que Joaquín Víquez resultó galardonado.

Esta solución para el manejo de estiércol contiene los costes de las explotaciones, está ideada para ser especialmente duradera y se enfoca a pequeños y medianos ganaderos, que pueden sustituir buena parte de la energía que consumían por la que obtienen del biogás.

La empresa ofrece a los ganaderos servicios de asesoramiento y de formación, así como dos opciones de biodigestor. La primera, los biodigestores Viogaz, con hasta una veintena de modelos disponibles de entre 2 y 120 metros cúbicos de capacidad líquida, para que cada finca encuentre el que se ajusta a sus necesidades. El invento, creado con una geomembrana PVC, tiene una vida útil de 10 años.

La segunda posibilidad son las Lagunas cubiertas Viogaz, preferibles para una capacidad líquida por encima de los 360 metros cúbicos, y aptas para aquellas fincas que cuenten con lagunas que, con esta alternativa, se recubren por el fondo y por lo alto con geomembrana de polietileno. La vida útil de esta opción se estima en entre 12 y 15 años.

Muchos de los productores que necesitan estas tecnologías carecen de recursos para adquirirlas. Por ello, la empresa liderada por este joven ha puesto en marcha una iniciativa a través de la organización Kiva para conceder microcréditos que permitan a los pequeños ganaderos dotar sus granjas de esta solución integral para la mejora del manejo del estiércol.

Fuente: Viogaz

Compartir:
Compartir:

Para los que tengan ganas de empezar a cultivar su propia comida, hacer crecer sus flores, tener sus propias plantas medicinales, en tu porche, en tu jardín o en tu huerto urbano, lo importante es empezar ya! Pero a menudo no es fácil y toda ayuda es poca. De forma natural, y casi siempre barata, vamos a poder aportar a nuestras plantas nutrientes extras que les ayudaran a crecer mas sanas y fuertes.

Abonos orgánicos caseros: Estiércol

No hay mejor manera de enriquecer el suelo de tu huerta que con estiércol. Puedes comprarlo en lugares especializados o, mejor aún, producirlo, si tienes animales como gallinas, cabras y conejos. Las heces de estos últimos son los que tienen la tasa más alta de nitrógeno y pueden ser utilizadas directamente en la tierra. Los de otros animales, en general, deben estar bien tratados antes (compostaje).

En este artículo, podemos aprender al detalle como hacer purín de gallinaza, un genial abono orgánico rico en nitrógeno.

Humus de lombriz

uno de los mejores abonos que podemos añadir a nuestras plantas, el humus de lombriz, y lo mejor de todo, totalmente gratuito, sin necesidad de que gastemos mas que en conseguir las lombrices californianas.

Enraizante natural con lentejas

Vamos a ver cómo podemos hacer que esos esquejes que ponemos en macetas, semilleros o en botellas de agua, nos enraízan mucho mejor sin tener que comprar ningún producto químico y sobre todo pudiendo ahorrar dinero y hacerlo en casa de una forma sencilla y rápida.

Té de plátano

Abonos orgánicos caseros

Sirve para aportar el potasio que necesitan las plantas. hay muchos cultivos a los que les es interesante este aporte de potasio, como pueden ser las zanahorias, las habas, etc..

Es muy común también en la época de floración aplicar este te, que es precisamente cuando mas potasio precisa la planta para sacar la flor. En riegos, cada 15 días, será mas que suficiente para no le falte de nada.

Abonos orgánicos caseros: Fertilización con recortes de hierba

¿El césped no está tan verde como te gustaría? No te preocupes, puedes usar la hierba recién cortada, que se descompone rápidamente, para enriquecer el suelo de nutrientes y hacer que tu césped esté más verde que nunca. Llenar un recipiente de 20 litros con recortes de césped, o incluso con malas hierbas. Añade agua y deja reposar durante un día o dos. Diluye mezclando una taza de hierba líquida con 10 tazas de agua y aplíquela sobre la base de las plantas.

Fertilización con granos de café

Abonos orgánicos caseros

Si te encanta y tomas demasiado café, no tires los posos a la basura ya que son una excelente fuente de nitrógeno para el suelo, además de ser rica en antioxidantes. Agregar los granos para su compostaje o espolvorear directamente sobre el suelo.

Abonos orgánicos caseros: Cascaras de Huevos

Abonos orgánicos caseros

Las cáscaras de huevo son un ingrediente interesante para nuestro jardín. Tienen un doble beneficio, se pueden utilizar como fertilizante o como repelente, en trozos o triturado. Machacado, rociar el polvo en la base de tus plantas, o en piezas, creando una especie de anillo en la base de la planta: esta barrera puede guardarlas de los caracoles y algunas orugas.

Hacer compost

El compost es definitivamente uno de los métodos más sencillos y eficaces para enriquecer el suelo y hacer que tu jardín o huerto sea mas productivo. Lo que se necesita son restos de comida y todas las sustancias ricas en nitrógeno, como hierba, hojas o paja. Se puede hacer compostaje incluso viviendo en la ciudad.

Abonos orgánicos caseros: Cenizas de madera

La ceniza de madera es rica en en potasio y en fósforo. Preparar un fertilizante casero rico en fósforo es muy sencillo, solo tenemos que recoger la ceniza de la madera quemada y diluirla en agua.

Como hemos visto, puedes hacer mucho para ayudar a crecer a tus cultivos sin el uso de productos químicos y contaminantes. Una vez más es la naturaleza quien nos da las soluciones a los problemas.

Fuente: ecoinventos

Compartir: