Compartir:

Beber este té adelgazante también mejora la circulación, evita infecciones y actúa como tónico renal al estimular la orina

Las infusiones para adelgazar sno muy efectivas apra complementar una dieta sana y la práctica de deporte regular. Por si solas, no vas a hacer milagros a pesar de que muchos las vendan casi como un producto ‘mágico’, pero sí es cierto que potencian notablemente los efectos de unos hábitos de vida saludables.

Si cuidas la alimentación y evitas los excesos de ultraprocesados y azúcares, puees bajar de peso rápido incorporando una o dos tazas de bebidas adelgazantes en tu día a día. Se trata de infusiones que puedes hacer en pocos minutos y que ayudan a eliminar las toxinas del organismo. Algunas también tienen propiedades quemagrasas que evitan la acumulación de calorías en zonas conflictivas como la barriga o las cartucheras.

Puedes hacer infusiones de todo tipo y también combinar diversas hierbas e ingredientes para hacer una fórumla a tu medida y de lo más eficaz. Uno de los tés adelgazantes que puedes probar es el ginkgo biloba, extraída de las hojas del árbol ginkgo, que crece de forma natural en China, Japón y Corea y es empleada en la medicina tradicional por sus efectos antiedad y curativos.

Además de ayudar a adelgazar y bajar de peso, beber esta infusión aporta una larga lista de beneficios al organismo, como mejorar la circulación, evitar infecciones y actuar como tónico renal al estimular la orina. Estas son las propiedades más destacadas de tomar esta infusión a diario:

La infusión quemagrasas que desinflama la barriga y regula el nivel de azúcar
BLANCA SÁNCHEZ
1
Adelgazar
Tomar esta infusión es muy útil para bajar de peso ya que ayuda a mantenernos saciados durante más tiempo y evitar antojos. Esta bebida también estimula la orina gracias a sus efectos diuréticos y ayuda a mantener el vientre plano y deshinchado, además de drenar el exceso de líquido que suele acumularse en la zona de las piernas y tobillos.

2
Reduce las varices
Esta infusión ayuda a reducir las molestas varices al favorecer el flujo circulatorio sanguíneo, por lo que además ayuda a reducir la pesadez de piernas.

3
Evita mareos y vértigo
En ocasiones, los mareos y el vértigo pueden estar causados por una débil circulación sanguinea en el sistema cerebral, por lo que tomar esta infusión favorece a reducir estos problemas garcias a sus propiedades vasodilatadoras.

4
Antioxidante
Una de las propiedades más conocidas del ginkgo biloba son sus grandes efectos antioxidantes, que lo convierten en un potente antiedad. Su ingesta previene el deterioro de organismo y sus tejiddos al combatir el daño oxidativo que producen los radicales libres.

5
Mejora la concentración
La ingesta de esta infusión se recomienda para quienes tienen olvidos constantes y notan que la capacidad de retención de su memoria no está en su mejor momento. Además favorece la concentración y puede ser un buen sustituto del café.

Fuente: lasprovincias.es

Compartir:
Compartir:

La reutilización de la orina humana para su uso como fertilizante en la agricultura y la jardinería es algo que cada vez se hace más. Aunque antiguamente ya se usaba como abono o fertilizante, hoy en día las grandes innovaciones en ecología nos ayudan a poder usarla de forma más efectiva y con grandes resultados. Además, el uso de la orina como abono permite ahorrarnos los fertilizantes en los jardines y los campos de cultivo.

En este artículo de EcologíaVerde repasaremos varias iniciativas curiosas basadas en el uso de la orina como abono ecológico para la agricultura y jardinería.

También te puede interesar: Maneras de utilizar los restos de café en el jardín

Índice
La orina es un abono orgánico, barato y eficaz
Qué dice la ciencia sobre la orina como abono ecológico
Consejos sobre cómo usar la orina como abono ecológico
La orina es un abono orgánico, barato y eficaz

En realidad, la cosa no tiene misterio alguno. Puesto que la orina es un desecho orgánico, puede utilizarse como fertilizante orgánico. Sin embargo, hay peros. Por una parte, es cierto que contiene nutrientes que son útiles para las plantas, en especial el nitrógeno y ácido úrico o potasio, magnesio y calcio, entre otros.

No obstante, a su vez, contiene restos de medicamentos. De hecho, la composición de la orina varía en función de otros muchos factores, como la dieta, posibles enfermedades o el tipo de agua que ingerimos y, en lo que respecta a los microbios, tiene menos que la saliva o las heces.

Además, si se almacena aumenta el pH y minimizaremos los agentes patógenos. ¿Entonces, podemos usarla tal cuál, y así obtener un fertilizante barato y eficaz? Aunque si procede de una persona sana es utilizable, pues no tiene virus o bacterias y es biodegradable, es mejor saber cómo hacerlo.

Qué dice la ciencia sobre la orina como abono ecológico
En efecto, el uso de la orina como fertilizante de las plantas es una práctica ante la que no se ponen peros, salvo cuando se contamina en su recolección o almacenamiento, pongamos por caso. Actualmente, por ejemplo, los estudios buscan determinar si existen determinados restos de medicamentos que puedan acabar llegando a los alimentos y, por lo tanto, entrar en la cadena alimentaria.

Al margen de estos aspectos, puesto que se considera un abono seguro, incluso la Organización Mundial de la Salud cuenta con directrices para su uso en la agricultura y proliferan los experimentos y proyectos no solo en huertos urbanos o jardines privados, sino también en cultivos intensivos y en jardines públicos.

Eso sí, con respecto a estos últimos, se agradece la contribución ciudadana realizada a través de urinarios públicos. En Ámsterdam lo tienen claro: su alcaldía se ha propuesto recolectar la orina de sus habitantes para abonar jardines y tierras agrícolas.

El uso de grandes cantidades de orina procedentes de muchas personas precisa de un tratamiento especial. Por lo general, se almacena a temperaturas altas durante varios meses para generar amoniaco, con el aumento del pH al que aludíamos. Es así como se reducen los patógenos, y los resultados pueden ser muy satisfactorios.

Un grupo de ambientalistas de Vermont, en Estados Unidos, llevaron a cabo un proyecto con el Rich Earth Institute para su uso en unos cultivos de heno que pertenecía a una granja. Con la orina de más de 170 voluntarios se llenaron cisternas y se sometió a este tipo de tratamiento. El objetivo era aprovechar sobre todo el nitrógeno y fósforo que obtenemos de los alimentos para devolverlos de nuevo al campo, evitando gastar grandes sumas de dinero en fertilizantes sintéticos.

Al tiempo, claro está, se hace un ecogesto que bien vale la pena, pues la orina se aprovecha como abono y no contribuye a aumentar las aguas grises, otra fuente de contaminación y desórdenes en los ecosistemas. De hecho, al ser muy alta en fósforo y nitrógeno, la orina resulta muy contaminante si antes no se ha tratado como comentábamos.

Entre otros efectos negativos del exceso de orina no tratada, por ejemplo en las aguas grises, destacamos que hace que crezcan las algas en los ríos, desequilibrando los ecosistemas de forma terrible. Un problema ambiental que se evita, y un beneficio agrícola que se consigue. En este proyecto, finalmente, se observó un importante aumento de la productividad.

Orina como abono ecológico para la agricultura y jardinería – Qué dice la ciencia sobre la orina como abono ecológico

Consejos sobre cómo usar la orina como abono ecológico
Si queremos usar orina humana en el jardín o huerto, las recomendaciones más habituales se refieren a su dosificación. Además de vigilar que procedan de personas saludables, es importante hacerlo solo a nivel casero.

Lo incorporaremos al suelo, mediante riego. Evitemos la aspersión, pues las partículas quedarán en el aire y será desagradable, además de perderse parte del nitrógeno. A su vez, mejor diluirla, una quinta parte en plantas adultas y una décima parte para plantones o semillas.

A parte de fertilizar, puede utilizarse como fungicida y para acelerar el compostaje. Eso sí, antes de lanzarse sería recomendable documentarse sobre el tema recurriendo a manuales y guías sencillas que orienten sobre los distintos supuestos.

En todo caso, si se hacen las cosas bien, su riesgo microbiológico es muy bajo, podemos producir buenas cantidades, si bien se precisa de un equipo tecnológico para su conservación. Un buen recurso para pequeños agricultores y, cómo no, para una agricultura más sostenible.

Tengamos presente que idealmente debería pasteurizase si queremos usarla en cultivos agrícolas y también recordar que el mejor momento de aplicarla es un mes antes de la cosecha, según recomienda la OMS.

Orina como abono ecológico para la agricultura y jardinería – Consejos sobre cómo usar la orina como abono ecológico.

Si deseas leer más artículos parecidos a Orina como abono ecológico para la agricultura y jardinería, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Reciclaje y gestión de residuos.

Fuente: ecologiaverde.com

Compartir: